Logo Lainformacion.com
< El archivo completo de Popular Science disponible gratis en línea
Cuestión de insistir >

Uso y aplicaciones de realidad aumentada en teléfonos móviles

Este artículo se publicó originalmente en Cooking Ideas, un blog de Vodafone donde colaboramos semanalmente con el objetivo de crear historias que «alimenten la mente de ideas».

layar-realidad-aumentada.jpg

Los teléfonos móviles inteligentes o smartphones -que bien pueden considerarse pequeños ordenadores de bolsillo- están impulsando el desarrollo y la utilización práctica de la realidad aumentada, un concepto que se refiere a enriquecer el entorno real con información digital.

La realidad aumentada es parecida a la realidad virtual -la cual aún siendo más conocida apenas tiene aún aplicaciones prácticas- con la diferencia de que la realidad aumentada prescinde del entorno virtual y en su lugar utiliza la realidad que nos rodea como escenario o interfaz en el que mostrar información relacionada y de utilidad.

El término fue acuñado por Tom Caudell a principios de los años 90 del pasado siglo, cuando desarrolló en Boeing un visor que guiaba a los trabajadores en la instalación del cableado eléctrico de los aviones conforme éstos avanzaban por el fuselaje.

Algo parecido al invento de Caudell está desarrollando actualmente BMW para que los técnicos de la marca, a través de unas gafas, vean información superpuesta al motor del vehículo en el que está trabajando: dónde está cada elemento, su estado, cuál es el procedimiento para su montaje o desmontaje, etc. Se puede ver una demo de cómo funciona en el vídeo: BMW augmented reality.

De un tiempo a esta parte han visto la luz un buen número de aplicaciones de realidad aumentada para teléfonos móviles, especialmente para las plataformas iPhone y Android. Por sus características esenciales la realidad aumentada es la forma ideal de acceder a información a través de los móviles.

Por un lado, porque disponen del hardware básico necesario: una cámara, una pantalla y una conexión de datos; por otro porque en muchos aspectos la realidad aumentada es espcialmente útil cuando se está lejos de un ordenador de sobremesa, al aire libre o en lugares ajenos a los que conocemos.

Una de las aplicaciones más habituales de la realidad aumentada (RA) en teléfonos móviles consiste precisamente en identificar y localizar lo que nos rodea.

Por ejemplo, si subo a lo alto de una montaña y miro el paisaje de alrededor veré montañas, ríos, ciudades y tal vez alguna carretera cercana. Pero si observo ese mismo paisaje a través de un dispositivo de realidad aumentada (en este caso a través de la cámara del teléfono móvil) veré el mismo paisaje con información superpuesta: nombres de las montañas que me rodean y su altura, poblaciones cercanas a mi posición y distancia a las que están, el mejor restaurante de la zona, qué rio es aquel o a dónde llevan las carreteras que veo pasar a mi pies.

La clave para el funcionamiento de este tipo de aplicación de la RA está en que el teléfono puede saber dónde nos encontramos físicamente y hacia dónde estamos mirando o apuntando la cámara del teléfono. Actualmente calcular esto es casi trivial utilizando el GPS, la brújula digital y el acelerómetro o sensor de movimiento, que incorporan muchos teléfonos.

Lo anterior es precisamente lo que hace la aplicación Wikitude, que se puede ver en acción es este vídeo de YouTube:

El mismo programa también lleva un paso más allá la navegación GPS, indicando la direcciones de forma superpuesta a la imagen de la carretera que se sigue, lo que se ha venido a llamar Navegación aumentada

La realidad aumentada además puede ser de doble dirección: recibir información de Internet, visualizarla en el mundo real y en base a lo visto volcar información de vuelta. Por ejemplo, la aplicación TwittARound muestra los tweets de los contactos cercanos, de modo que vía Twitter se puede enviar un texto de vuelta a alguno de ellos.

La aplicación Layar Reality Browser fue una de las primeras aplicaciones de este tipo. Está disponible para Android. Utiliza capas de datos con distintos contenidos, actualmente unas 150. Una de ellas obtiene información de Google para mostrar la ubicación y la distancia de todo tipo de lugares cercanos geográficamente, además de mostrar toda la información anexa: dirección, teléfono, valoración y reseña de los usuarios,... Por ejemplo pizzerias que hay en la zona.

Los últimos avances en este tipo de aplicaciones consiste en insertar la información digital de forma tridimensional, es decir, objetos que se integran visualmente en el entorno, como sucede con las desaparecidas Torres Gemelas de Nueva York cuando se mira al espacio vacío de la zona cero a través del móvil,

Otra variante de la realidad aumentada que también puede utilizarse desde el teléfono no depende de la ubicación física, sino de la lectura de marcas específicas a modo de sencillos códigos bidimensionales que son leídos a través de la cámara del teléfono. Lo que en la realidad es una etiqueta codificada, en la pantalla del teléfono se muestra como un objeto tridimensional con el que se puede interactuar con distintos propósitos, desde ver un modelo 3D de un museo que nos guíe por las salas y galerías a participar en juegos como Kweekies.